Entre los muchos parientes que asistían a las dichosas

Entre los muchos parientes que asistían a las dichosas cenas familiares de Hera y Zeus, me vuelco hoy en Ares, hijo de estos.

Ya desde pequeño el muchacho se hizo con el merecido titulo de dios de la guerra; no había reunión en la que no sacara de quicio a los adultos, incordiando con la lanza de la que no se separaba nunca. Fue también el primero con antecedentes penales, tras ser sometido a juicio por la paliza que le propino a Halirrotio, un noviete que tuvo su hija Alcipe, por pasarse de listo con la nena. De ésta salió absuelto, pero ya nadie se atrevió a llevarle la contraria al caballero.

El muchacho, orgulloso y cabezón, gustaba de meterse en serios problemas, pero corría a brazos de su padre cuando se las devolvían. Desde mi humilde opinión, pienso que siempre quiso ser como él. Por lo que buscaba guerra con cualquiera, para que Zeus comprobara a través de sus heridas que su hijo era todo un “hombre”. Se ve que a Hera, la madre de la criatura, tanta devoción por la figura paterna no le hacia mucha gracia, y en una ocasión fue ella quien animó a un rival de su hijo, a que le lanzara una lanza, que con ayuda de Atenea (otra envidiosa de tomo y lomo) dio en el blanco:

-Zeus, corazón; si solo ha sido un rasguño, no te pongas así…. que al chico no le ha pasado nada…

Cuenta la historia que, como a “papá Zeus”, a Ares le iban las faldas mas que aun tonto una tiza y cierto día que andaba poniendo a Afrodita mirando a La Meca, colocó haciendo guardia a Alectrion, un joven efebo, para que vigilara mientras él se dedicaba a sus pecaminosos quehaceres. En cuestión de aguante, los dioses ganan por goleada a estos amantes de pacotilla, que con diez minutillos de embistes, creen que han cumplido y saltan del lecho a la ducha en un abrir y cerrar de ojos, dejándote con cara de tonta y la miel en los labios… No, señor!, los dioses aguantan!!

Ares iba ya por el sexto polvo, mientras afrodita berreaba de lujuria como una posesa, cuando Helios, el dios Sol, que por allí pasaba como siempre a esas horas, se percató del tema y le faltó tiempo para contárselo a todo el mundo.

Podéis comprender que lo de los cotilleos es un reguero de pólvora, mas si se trata de las familias nobles de la época, en la actualidad tenemos los mejores ejemplos en la familia Real Británica… El caso es que a Ares no le hizo ni puñetera gracia ser la comidilla del Olimpo, y como castigo por dormirse en una guardia, y que les pillara el día, convirtió a Alectrion en gallo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s