Gafas de sol de madera

Planteamiento del problema: un moteropizzero de zapatillas verdes aparca su moto en la entrada norte de una calle peatonal. En ese mismo momento, un moteropizzero de zapatillas blancas aparca la suya en la entrada sur de la misma calle. Está lloviendo y el pasaje es un espacio divido en tres medios. El de arriba tiene aire mojado, el de abajo es una masa de personas que caminan en mil direcciones molestándose unas a otras y, en medio, separando el arriba del abajo, una fina capa de paraguas de todos los tejidos, formas y colores, conforma una capota que, durante todo el problema, protegerá a los sujetos estudiados. Datos adicionales. El motero de zapatillas verdes se llama Mot. El de zapatillas blancas se llama Kri.

Cada vez que uno de ellos da un paso, elchafchaf de sus suelas mojadas los hace estremecer en un frío húmedo muy propio de la que está cayendo. Dato sin relevancia: los dos odian andar bajo paraguas. Y pregunta: si en el mismo instante ambos parten desde sendos extremos de la calle a un ritmo de tres chafchaf´s por segundos. ¿En qué punto se cruzan?

Veamos… Si la física no me falla, deberíamos encontrarnos a mitad de camino, justo donde está el portal en el que ambos pretendemos dejar una pizza. Yo me encaramo a una chica de paraguas rosa en el extremo norte y Kri se adhiere a un señor de paraguas negro en el extremo sur. La velocidad la marcan los peatones que perseguimos pero, casualmente, los dos se gastan la misma Aquí.

La chica de paraguas rosa tiene un asunto pendiente en casa y no ve la hora de soltar las cuatro voces que su novio ya va necesitando.- Cómo corre la condenada -. El hombre de paraguas negro ha quedado con un cliente y ya llega tarde a la cita, así que, como posible solución al problema, anuncio un encuentro en el centro de la calle, más o menos, a cuarenta y cincochafchaf´s de los extremos.