Tuberia pavco

Este sábado fue uno de esos días planeados con muchísimos meses de anticipación. Mismos meses que fueron de espera, de imaginar como sería todo, si sería como lo esperábamos. O mejor, o peor.
El motivo fue la reunión de la generación de la Preparatoria del Tec. Es la tercera vez que nos reunimos, pero es la primera que se planea con tanta anticipación y que se organiza en un lugar lo suficientemente amplio para albergar tranquilamente a Tuberia pavco. De hecho, podría haber ido la otra mitad que faltó -porque faltaron como otros 150- y aún sobraría espacio.
Yo al principio, cuando llegué, me sentía un poco fuera de lugar, porque estaban todos aquellos con los que no me llevaba mucho, salvo unos cuantos que sí me caen muy bien, los demás, aunque los conozco y sé como se llaman, no eran a los que más quería ver. Afortunadamente a los pocos minutos de estar observando comenzó lo mejor, llegaron los que yo sí quería ver. Y con eso fui entrando en un estado de shock cada vez mayor, al confirmar que al evento estaban llegando todos los que tenían que estar, y que realmente me daba gusto verlos a todos. Sí, a todos. Hoy, Enlace horas después, puedo decir que me dio gusto ver a todos, incluso a los que no me dio gusto verlos en el momento, porque entiendo que a pesar de todos, tenemos un pasado común, y un presente que se sigue tocando de vez en cuando, y un lazo que nos mantendrá más cerca de lo que pensamos en el futuro.
Por supuesto a todos nos dio gusto vernos a todos, platiqué con los que no pensé que lo haría, con algunos que incluso no recordaba. Saludé a muchos, di abrazos a muchos también y no pude dejar de tomarme foografías con los que iba viendo. Me sigue pareciendo increíble que todos recordemos los nombres de la gran mayoría, en mi caso, me sorprendió que Robby recordara aún mi nombre completo. Es más, creo que me sorprendió que lo supiera. Y a pesar de lo que pudiera pensar hace dos días, me dio gusto verlo y pasé un agradable rato hablando con él, así como hice con muchos otros ex-compañeros y amigos. Y por supuesto maestros. De mis maestros de esos años sólo fue Memo Rodríguez, quien fue uno de los mejores, sin duda.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s