Ver películas hd gratis

El lunes pasado, el doctor que me operó de la mano, me dijo que hoy me quitarían las puntadas de la herida.Yo estaba entre emocionado y nervioso. Emocionado porque sería un avance en el proceso de recuperación, y nervioso porque esas cosas, me quedan fuera de la razón, y aunque sé que no duele, no puedo evitar sentirme nervioso. Con todo, la mayor parte del día estuve deseando que llegara la hora de ir al doctor.
Descargar peliculas gratis (8)
Y todo se fue complicando, primero me dio mucho sueño. producto de un horrible dolor de cabeza, al despertar, mi padre que me llevaría al doctor, tuvo un compromiso antes y todo se fue complicando y llegamos más tarde de lo esperado al consultorio. Y ahíi estaba el doctor, que me revisó y después de ver todo dijo: Muy bien, te quito las puntadas el fuente.
Y yo todo triste. Pero bueno, dentro de lo bueno es que, con todo y autogoles de Woodgate, el Madrid volvió a ganar. Poco a poco.
La otra buena noticia es que poco a poco me empiezan a quitar ya el collarín. Y luego a rehabilitar.
Ciertos desacuerdos
Voces
El tema del día en mi aburrido día, fue una discución con una amiga, sobre la manera en que leo. Ella dice que cuando lee un texto, de cualquier tipo, escucha a su propia voz narrando lo que lee. Yo dije que en mi forma de leer, eso no pasa, pero no puedo explicar con palabras todo lo que pasa en el proceso de lectura. De lo que estoy seguro es que ni repito en mi mente lo que leo, ni hay voces narrando la lectura, todo transcurre en silencio. Pero entonces dije, vamos a preguntar, y eso hice. Les pregunté a 6 personas y 5 dijeron que, efectivamente escuchaban internamente su voz, sólo Manijeh dijo que no escuchaba nada.
De los que dijeron escuchar una voz, uno, dijo que era conciente de que no debía hacerlo porque eso hacía que leyera más lento, pero no podía evitarlo.
¿Ustedes escuchan su voz leyendo esto?

Teddy
Tengo un vecinito de 9 años, que es una fuente de ternura. Es un hijo de académicos, por lo que es muy correcto para expresarse, aunque muchas cosas le dan pena, como hoy cuando me quería vender una pulsera para ayudar a una institución de niños con parálisis cerebral. Ha vendido 12, y la mía es la última. Ya le van a traer más. Pero me conmovió la manera en que lo pidió, quizá porque en estos días muchas cosas me conmueven.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s