Porno casero online

En cualquier caso, toda esta verborrea, se traduce en que me tomo unas blogaciones. Seguiré viniendo un par de veces al día para leer, para Porno casero online en los mejores de vosotros, para ver vuestros comentarios, para ver sin ser visto.

Necesito unos días para replatearme el tema. Porque he estado a punto, a punto, de entrar en la rueda asesina. Me da miedo pensar en cómo funciona el tema. Y os juro que paso. Afortunadamente, ya voy calmándome, bajando.
Gracias a todos por todo.

¿¡Qué has hecho, maldito aqui!?
¿¿Dónde has dejado mis támpax!?

Así empezaba el día para ese cebollino que, a partir de ahora, y según su madre, amenaza con ser el príncipe Charles, si se me permite expresarme con semejante franqueza.

Camila atronaba desde el cuarto de baño con la voz segura de quien sabe que está poniendo el dedo en la llaga y Charles, abrochándose los botines, tarea para la que hubiera necesitado una mayor sobriedad, maldecía en voz baja, sin que este mayordomo pueda discernir si maldecía por la resistencia que presentaban los botines (fabricados por Valentine & Smithers, London), o bien por la certera e incómoda manera de señalar de la que, al fin, hoy, iba a convertirse en su señora. La, dios nos proteja, futura reina.

“¡Jeeves! Necesito su ayuda, fiel amigo”, fueron las palabras textuales del príncipe. “Es este el momento en que un amigo demuestra que lo es”, decía tambaleándose mi señor, mientras la tonalidad de sus reales carrillos iban, paulatinamente, tornándose de un intenso color rojo putón, según expresión, asaz acertada y vulgar, de la reina madre.

Todo en la cara del príncipe heredero me hacía sospechar que había añadido al desayuno un par de botellas de oporto. Su sonrisa bobalicona y el intenso brillo de sus orejas desabrochadas no hacían más que confirmármelo. Y sus palabras a continuación, más aún: “Mira en ese cajón, Jeeves, viejo cabrón” me dijo el príncipe, “saca la Smith&Wesson, llégate hasta las habitaciones de la futura reina y le dices que, o deja de gritar en ese tono de vendedora de pescado, o le descerrajas 10 tiros, 10, en cada seno”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s